Estatutos – Los socios

CAPÍTULO III

DE LOS SOCIOS

Artículo 28.   

1.– Podrán ser miembros de la Asociación todas las personas mayores de edad, con capacidad de obrar y no sujetas a condición legal que lo impida, que lo soliciten y se identifiquen con los fines de la Asociación. Los socios no residentes en cualquiera de las urbanizaciones de Riviera del Sol podrán ser eximidos del pago de cuotas si así lo decide la Junta Directiva y siempre que no existan dudas sobre el lugar de residencia.

2.– Asimismo podrán ser miembros de la Asociación los menores, mayores de 14 años, con el consentimiento expreso de las personas que deban suplir su capacidad.

3.– Las modalidades de socios son:

a) Individual, cuando el asociado es el propio interesado; y

b) Comunitario, cuando un conjunto de vecinos no inferior al 40% de los propietarios de una misma Comunidad de Propietarios, se da de alta en un mismo trámite con la colaboración de sus representantes o administradores, posibilitando, a su presidente en particular, a asistir a las Asambleas con la delegación de voto tácita de sus vecinos asociados en ese trámite, menos las de aquellos que asistan personalmente o decidan para una Asamblea concreta no cederle su voto, lo que se presumirá que ocurre si asiste personalmente a una de esas Asambleas. Como norma general, para todo lo demás, el socio representado por su Socio Comunitario goza de los mismos derechos y deberes que los socios individuales, incluso justo antes del comienzo. La denominación del representante del Socio Comunitario será de Presidente Delegado.

Artículo 29.

1.– La Junta Directiva será el órgano competente para aceptar o rechazar la incorporación de nuevos socios.

2.– Si la Junta Directiva rechazase la solicitud de ingreso de un nuevo socio lo comunicará al interesado, quien en el plazo de 10 días podrá alegar ante la Junta Directiva lo que estime conveniente a su derecho. Las razones del rechazo de la admisión podrán fundamentarse incluso en razones de idoneidad o reputación como vecino, por su incompatibilidad por razón del cargo u oficio o relaciones con partidos u organizaciones políticas, o vinculadas a éstas, y en general por el presumible incumplimiento de sus futuros deberes como socio.

3.– En el caso de que el Socio Comunitario desempeñara al mismo tiempo cualquier cargo de la Junta Directiva, lo hará en calidad de Socio Individual, sin perjuicio de seguir votando en la Asamblea como Socio Comunitario.

4.- Los Socios Comunitarios, incluido su Presidente Delegado, podrán gozar de un descuento de la cuota de socio fijada conforme a lo previsto en este Estatuto o en el Reglamento de Régimen Interno.

5.– En las Asambleas el Socio Comunitario podrá votar con un valor numérico de su voto equivalente al del número de Socios Individuales delegantes del voto.

6.– Tanto para el alta como para la baja de los Socios Comunitarios se requerirá certificación en ese sentido por parte de los representantes de esa Comunidad de Propietarios para su formalización. Cualquier socio representado por su Socio Comunitario podrá asistir con voz y voto propios a las Asambleas, detrayéndose ambos del voto expresado por su Presidente Delegado. El Reglamento de Régimen Interno determinará las consecuencias que una baja del Socio Comunitario tendrá en los socios que la componen.

7.– Obligaciones mutuas de los Socios Comunitarios, su Presidente Delegado y de la Asociación en el momento del alta de aquellos, y en adelante:
a)  El Presidente Delegado deberá suministrar los datos de contacto de sus representados a efectos de sus altas individuales, al margen de su representación.

b) También el Presidente Delegado se obligará a suministrar a la Asociación cualquier cambio en la titularidad de la propiedad de cualquiera de los representados.

c) Igualmente, dicho Presidente Delegado se compromete a poner a disposición de todos sus representados una copia de los Estatutos de la Asociación o bien a comunicar un enlace electrónico a dichos documentos en la web de la Asociación. Cada Presidente Delegado adherido se compromete a incluir en todas las comunicaciones a sus vecinos la posibilidad de asociarse individualmente e incluirá el enlace electrónico donde éstos pueden descargarse la ficha de socio para asociarse.

d) La Asociación remitirá la documentación, comunicaciones, convocatorias de Asambleas, etc. tanto al Presidente Delegado como a los Socios Comunitarios representados por aquél. No obstante, el Presidente Delegado se compromete a publicitar, al menos en el Tablón de Anuncios de su Comunidad, las convocatorias de las Asambleas y las actas resultantes, pudiendo ser este mecanismo una comunicación suficiente y con plena validez.

e) En el caso de que el representante del Socio Comunitario no fuera a asistir a una Asamblea de Socios, lo pondrá en conocimiento de sus representados y a la Asociación, al menos con una antelación de 5 días a la fecha de celebración, pudiendo designar el Presidente Delegado a un sustituto siempre que aquél lo acredite por escrito ante la Junta Directiva.

f) El Presidente Delegado se compromete a permitir a la Asociación colocar en sus tablones de anuncio, si existieren, las comunicaciones de la Asociación así como algún cartel informativo.

g) En el caso de existir un Socio Individual en una Comunidad que posteriormente se asocie en calidad de Socio Comunitario, se pondrá en conocimiento de aquel dicha circunstancia con el fin de que opte por seguir en su misma situación o bien estar representado por el Presidente Delegado.

h) El Presidente Delegado se compromete a comunicar a la Asociación los cambios en las personas que actuarán como representante ante la Asociación tras un cambio de los representantes de los comuneros con ocasión de elección de nuevos cargos.

i) El Presidente Delegado se compromete a auxiliar a la Junta Directiva en todos aquellos asuntos que afecten a los socios de su Comunidad de Propietarios, tanto Individuales como Comunitarios.

Artículo 30. Todos los socios tendrán igualdad de derechos y obligaciones desde el momento de su admisión, salvo las peculiaridades de los Socios Comunitarios o pertenecientes a otros órganos, siempre que estén al corriente del pago de las cuotas y puesta a disposición de la Secretaría de una dirección de email de contacto válida o cualquier otro mecanismo de comunicación que establezca el Reglamento de Régimen Interno o la Junta Directiva, y cumplan las normas estatutarias y reglamentarias.

Artículo 31. Son derechos de los socios:

a) Ser informados de la marcha de la Asociación, de la composición de los órganos de gobierno y representación, del estado de cuentas y, con carácter previo, de los asuntos que se tratarán en las Asambleas.

b) Elegir y ser elegibles a los órganos de gobierno de la Asociación de acuerdo con los Estatutos.

c) Asistir, con voz y voto, a las Asambleas Generales Ordinarias y Extraordinarias celebradas presencial o telemáticamente conforme a lo establecido por la Junta Directiva y a cuantas reuniones y sesiones de trabajo y deliberación se convoquen. Con voz pero sin voto mientras no estén al día en el pago de los recibos pendientes o no dispongan de la dirección de email o similar, conforme a lo establecido en el anterior artículo 30, y comunicada a la Secretaría.

d) Participar en las actividades y actos sociales desarrollados por la Asociación.

e) Solicitar y recibir la información de la que disponga la Asociación, salvo que se trate de materia reservada como los relativos a expedientes disciplinarios que tengan el carácter de reservado.

f) Elevar a la Asociación cuantas informaciones o propuestas estimen convenientes en relación con los  fines de la entidad.

g) Formar parte de las diferentes comisiones de trabajo o vocalías que se constituyan.

h) Ser escuchados previamente a la adopción de medidas disciplinarias o que comporten el cese forzoso en la condición de socio, tras haber sido informados de las causas que los motivan. La imposición de sanciones será siempre motivada.

i) Impugnar los acuerdos de los órganos de la Asociación que estime contrarios a la Ley y a los Estatutos, salvo en el supuesto del artículo 32.1.h).

j) Estar representado en las Asambleas Generales por otro socio, siempre conforme a lo establecido en el Reglamento de Régimen Interno y en todo caso mediante acreditación suficiente de la ostentación de dicha representación y únicamente para una Asamblea concreta. La Secretaría podrá exigir que se le remita el documento firmado por representante y representado por medio físico o electrónico, adjuntando fotocopia de documento oficial de ambos que acredite la personalidad. En el caso de que la Secretaría pudiera tener sospecha de falsedad del documento de delegación o representación, lo comunicará a la Junta Directiva para la posible incoación de un expediente disciplinario.

k) Otros regulados en los presentes Estatutos y, en su caso, en el Reglamento de Régimen Interno.

Artículo 32.

1.- Son deberes de los socios y muy cualificadamente de los que ostenten un cargo en la Junta Directiva, o en el Consejo Asesor Comunitario o como Delegado de una Comunidad conformada como Socio Comunitario además de lo previsto en el artículo 29.7 respecto de este último:

a) Comprometerse y prestar su concurso activo en la consecución de los fines de la Asociación.

b) Contribuir al sostenimiento de la Asociación mediante el pago de las cuotas y otras aportaciones o contribuciones económicas previstas en estos Estatutos, en su Reglamento de desarrollo o aprobadas por su Junta Directiva. El impago de las cuotas producirá la suspensión automática del derecho de voto del asociado, e incluso, en el caso de prolongarse en el tiempo, la pérdida de la condición de socio, sin que ello tenga un carácter sancionador y sin que, por lo tanto, tenga que ser ratificada por la Asamblea General. El Secretario dará oportuna información a la Junta Directiva sobre este reiterado incumplimiento.

c) Acatar y cumplir los acuerdos válidamente adoptados por los órganos de gobierno, representación y consulta de la Asociación.

d) Acatar y cumplir lo establecido en estos Estatutos y el Reglamento de Régimen Interno u otras instrucciones o directivas.

e) Aceptar que el medio de comunicación de las convocatorias, anuncios y remisión de actas mediante procedimiento telemático, especialmente por correo electrónico o procedimiento equivalente. Igualmente respecto al procedimiento de celebrar las Asambleas mediante alguna plataforma no presencial, la cual será la norma general y no la excepción.

f) En la medida que el modo de funcionamiento que propugna la Asociación supone la incorporación intensiva de Tecnologías de la Información y la Comunicación con el fin de reducir los costes, es obligación de los socios aportar una dirección de email, u otro sistema similar aceptado por la Junta Directiva, a todos los efectos, en especial para la recepción de convocatorias o notificación de actas, las cuales se presumirán siempre correctamente recibidas cuando sean remitidas a la misma. En la medida que la inclusión de los socios en una base de datos de mailing no lo es a efectos de publicidad, sino como deber aceptado por el socio para poder serlo, no podrá rechazar o solicitar la baja en dichas comunicaciones sin que, bien pueda suponer la pérdida de la condición de socio o, bien se le dé por notificado o convocado válidamente.

g) Aceptar la representación o delegación de voto realizada en favor de su Presidente de Comunidad (Presidente Delegado) en las Asambleas de Socios si no asisten personalmente conforme al artículo 28.3.b) de los presentes Estatutos o si no se oponen a ello por escrito dirigido a la Secretaría de la Asociación.

h) Aceptar su pérdida o suspensión del derecho de voto en las Asambleas Generales mientras no aporten una dirección de correo electrónico o sistema aceptado por la Junta Directiva que se considere medio válido para la recepción de comunicados y notificaciones sin necesidad de prueba de haberse o no recibido. Las convocatorias de la Asamblea Generales y las Actas dimanantes les serán inimpugnables si quisieran fundamentar la impugnación en no haberlas recibidos por habérsele remitidos o celebradas electrónicamente.

i) A no alegar la normativa de Protección de Datos Personales o legislación en materia de telecomunicaciones, publicidad o de comunicaciones electrónicas y comerciales por el mero hecho de recibir comunicados electrónicos en su condición de socio, pues aceptar recibirlas es mera consecuencia libremente aceptada por ser socio o al menos socio con derecho a voto, aceptando que carecen del carácter de “spamming”. Si aun así la alegase, conllevará la suspensión de su derecho al voto en las Asambleas, pudiendo conllevar la pérdida de su condición de socio si así lo determina la Junta Directiva.

2.- Para enjuiciar el grado de incumplimiento de los deberes como socios y la proporcionalidad de la sanción aplicable para los socios que a la vez sean Vocales Asesores de Comunidad, Presidente Delegado, miembro de la Junta Directiva o como cualquier tipo de Vocal, se considerará que una sanción es de una proporcionalidad adecuada cuando el acto cometido se valore como más grave que si la misma acción u omisión la hubiera cometido un mero socio. De aquellos se espera una mayor escrupulosidad en el cumplimiento de sus deberes.

Artículo 33. La condición de socio se perderá:

a) Por renuncia o baja voluntaria.

b) Por impago de la cuota de socio a pesar de reiterados requerimientos para su abono.c) Por incumplimiento de los Estatutos o del Reglamento de Régimen Interno.

d) Por incumplimiento de los acuerdos válidamente adoptados por los órganos de gobierno y representación de la Asociación.

e) Por rechazar las comunicaciones electrónicas o solicitar su baja en las listas de distribución sobre las cuestiones que los presentes Estatutos y el Reglamento de Régimen Interno consideren que deban ser obligatoriamente comunicadas a los socios o que puedan ser votadas por los mismos, especialmente vía email o plataforma web.

Artículo 34. La condición de socio podrá quedar en suspenso mientras no aporte una dirección de email válida de contacto o medio equivalente si así lo acuerda la Junta Directiva o así lo contempla el Reglamento de Régimen Interno y ello al margen de la obligada pérdida del derecho a voto en las Asambleas mientras persista dicha circunstancia.