Manual sobre Riviera del Sol S.A. para dummies e inocentes / Riviera del Sol for dummies

Banner 70 – 2603 – 468X60 Parte superior de post

Los orígenes de Riviera del Sol

A nivel urbanístico, Riviera del Sol se planificó y construyó por partes, por Fases, empezando por la franja de la carretera nacional N-340 y edificándose de sur a norte. Este planeamiento es ejecutado por Riviera Internacional S.A. promotora, urbanizadora y gestora de suelo de la urbanización Riviera del Sol desde el año 1973.

De la mano de nueve familias inversoras y emprendedoras, dio comienzo el desarrollo de una urbanización con más de 3.000.000 de metros cuadrados que se ha ido convirtiendo a lo largo de estos años en una de las urbanizaciones emblemáticas de la Costa del Sol. Conserva aun parcelas, como la 49b, situada por encima de la autopista de peaje.

El dueño de las calles de Riviera

La promotora ha conservado la titularidad de las calles si bien no es ella la que las conserva. A medida que se terminaban de urbanizar, se constituían mancomunidades de propietarios por parte de los promotores de cada edificación, aprobaban sus estatutos entre ellos, que regulaban las relaciones entre las comunidades de propietarios de cada fase en orden a costear el mantenimiento y conservación de unos falsos “elementos comunes” de esa fase. Pero ¿existen elementos comunes a los comunidades de propietarios? Cuando se constituye una comunidad de comunidades es justamente para el mantenimiento de elementos comunes, pero ¿que propiedades comparte una mancomunidad de Riviera? Los viales no, desde luego, pues como se ha dicho, éstos siguen siendo propiedad de la promotora hasta tanto el Ayuntamiento las recepcione, las reciba. Una mancomunidad “de las nuestras” es de creación voluntaria. Es decir, las distintas comunidades de propietarios costean, a través del recibo de su comunidad, los gastos de los viales y zonas verdes (asfaltado, iluminación, limpieza, arquetas, etc.).

Si realmente estuviéramos ante mancomunidades que comparten una propiedad (las calles/zonas verdes) bien podrían cambiar de ser una mancomunidad en una única comunidad, si así lo decidieran los comuneros. A nuestras actuales mancomunidades les falta lo fundamental, el objeto, un elemento común a los comuneros. Y una vez convertida una mancomunidad en una única comunidad ¿inscribiría el Registro de la Propiedad esa única comunidad? Naturalmente no, porque no existen esos elementos, viales, que sean de los comuneros, pues son ajenos a ellos, y estarían los vecinos intentando apropiarse de unas calles que no les corresponde.

Las actuales mancomunidades en Riviera del Sol son: la de las Fases I y II, como una sola; la IV; la V, la VI; la VII; y la VIII y IX también como una sola. Los propietarios con viviendas en una de ellas pagan, como recargo en su recibo de comunidad, la cuota correspondiente a su mancomunidad, que está regida por un presidente, a veces un vicepresidente y auxiliada por un administrador de fincas. La Fase III se constituyó en su día en una Entidad Urbanística de Conservación (EUC), a la que luego nos referiremos.

La situación, pues, es clara. Los vecinos soportan de su bolsillo el arreglo de las calles, calles que no le pertenecen. Eso sí, en los Estatutos de las mancomunidades vienen a decir que como la calle es de la promotora, cuando los comuneros quieran modificar algo, deben presentar un proyecto a ella para su aprobación o rechazo.

Algo muy importante: nada ni nadie obligaba ni obliga a contar con una mancomunidad. El vigente Plan General de Ordenación Urbana y sus Planes Parciales establecen que una vez aprobado el proyecto de urbanización, las calles y zonas verdes y dotacionales pasan a ser públicas, quedando solo el resto del solar en manos del urbanizador pero sin las parcelas que deban ser cedidas al municipio. A partir de ahí el Ayuntamiento comprueba que se ha urbanizado conforme a lo que se aprobó (ancho de aceras, terminación de acerados, etc.), digamos el “bastanteo” y aprueba la “recepción formal”, emite una licencia de ocupación, e inscribe las zonas públicas anteriores en el Inventario de Bienes Municipales.

¿Qué ocurre a partir de ese momento? La respuesta la da el PGOU: los propietarios de los inmuebles deben constituirse en un ente, llamada Entidad Urbanística de Conservación, por la que aquellos, representados por los presidentes de las comunidades de propietarios, eligen una Directiva de la que sale un Presidente, un Vicepresidente y un Secretario. Su funcionamiento y la propia elección se rigen por unos Estatutos. En el caso de Riviera del Sol, esos Estatutos fueran elaborados por la promotora Riviera Internacional SA y presentados al Ayuntamiento, el cual las aprobó de plano (jurídicamente significa que le encantó y no aceptó ninguna de las alegaciones de los propietarios privilegiados que se enteraron de lo que se cocinaba a sus espaldas). Los Estatutos, como se ha dicho, se aprueban en el 2010 y publican en el Boletín Oficial de la Provincia, quedando condicionada su entrada en funcionamiento a que se comprobara que las calles y zonas verdes, estaban en el estado apropiado para ser asumidas, recepcionadas por el Ayuntamiento. Dado que las calles no estaban ni están conformes a ellos, no se ha producido la recepción ni por lo tanto la entrada en funcionamiento de la EUC Riviera del Sol, que, conforme al PGOU, debería asumir el “deber de conservación”.

Frente a la realidad comentada, el Ayuntamiento no ha emitido un acto formal para hacerse cargo de las calles y zonas verdes, es decir, recepcionarlas, en terminología urbanística; es decir, no ha asumido la titularidad de las calles ni por lo tanto su mantenimiento. Pero no es menos cierto que el Ayuntamiento, en los últimos años, se ha hecho cargo de algunos gastos, como el de la iluminación de las calles. La forma de hacerse cargo ha sido firmando convenios con las mancomunidades donde éstas formalmente solicitan que el Ayuntamiento ponga a su nombre los contadores de electricidad y pague las facturas. Cuando el Ayuntamiento ha asfaltado algunas calles (las que le ha parecido, sin consultar a los vecinos ni a la Asociación de Vecinos) lo formaliza también firmando un convenio con la mancomunidad de que se trate.

Pero cuando el Ayuntamiento asfalta una calle en Mijas Pueblo o Las Lagunas ¿firma convenio con alguien? Naturalmente no. ¿Por qué en el caso de Riviera del Sol lo exige? Pues naturalmente para no realizar actos que pudieran interpretarse como que dicho Ayuntamiento es el “dueño” de las calles y así evitar crear un precedente que fuera alegado por algunos para reclamarle un trato de igualdad y por lo tanto exigirle que se haga cargo de adecentar una zona verde, por ejemplo.

Es decir, el Ayuntamiento trata de no crear precedentes, pero en realidad los crea. Por ejemplo, cuando construye un pequeño parque en la Fase V crea el precedente de que debe hacer lo mismo con una zona verde en la Fase VI. Pero rechaza hacerlo alegando que es una zona privada. Naturalmente no dice de quién es propiedad, como dando a entender que es de los vecinos de la Sexta Fase, en vez de decir la verdad, de la promotora. Dicho de otra manera, los sucesivos gobiernos municipales han utilizado a los vecinos para ganarse votos (otros han conseguido perderlos). Dicen que son muy buenos con estas urbanizaciones (ya que gastan dinero público en algo que no les corresponde). Pero no dicen la verdad. Las calles o son de la promotora (realidad registral) o son del Ayuntamiento (realidad fáctica por hacer realizado actos de recepción tácita, como costear la iluminación de las calles). Desde luego de quienes no son es de los propietarios/vecinos y sin embargo son quienes lo pagan por partida doble: vía IBI carísimo, y vía recibo de comunidad para la mancomunidad.

La otra realidad con la que nos encontramos, como consecuencia de lo anterior, es que el que el Ayuntamiento de turno te arregla algo aunque según ellos no les corresponde dependiendo del hecho de ganarse votos o de la afinidad política con el presidente de esa mancomunidad o con sus administradores. Por supuesto, nuestra Asociación de Vecinos no se casa con nadie, ni con los de antes, ni con los de ahora, de modo que estos políticos consideran que si no vamos a hacerle la pelota en público cuando nos arreglan algo, no vale la pena invertir nada, y optar por dedicar el dinero público, de todos, en los que les sean afines y obtengan un mejor rédito en términos de votos.

¿Por qué es necesario el paso previo de que las calles pasen a propiedad del Ayuntamiento? Porque no puede pasar la gestión de las calles a una EUC si no son suyas, ni por lo tanto puede “endosarle” la responsabilidad, el deber de conservar las calles y zonas verdes a los propietarios, obligatoriamente organizados en una EUC.

Este gravísimo hecho solo puede pararse derogando el Ayuntamiento los Estatutos de la EUC que aprobaron los socialistas en el 2008, pero que todos los posteriores, PP y ahora Ciudadanos mantienen. Y solo después de ocurrir este hecho, recepcionar las calles, nunca en otro orden.  Y a partir de ahí asumir el deber de conservación municipalmente en vez de traspasarlas a los propietarios y por lo tanto, sin imponer la EUC a los propietarios.

El apartado Sexto del Acta de la Junta de Gobierno Local DEL AYUNTAMIENTO DE Mijas del día diez de septiembre dos mil diez, a las 10:00 horas, por la que se aprueba con carácter definitivo la EUC de Riviera del Sol, dice:

“Una vez constituida la Entidad Urbanística de Conservación , incluso inscrita en el Registro de Entidades Urbanísticas, la misma no comenzará sus actividades hasta tanto en cuanto no se haya procedido a la recepción de las obras de la urbanización del sector, requiríendose a tal efecto acuerdo expreso municipal que determine, a tal efecto, el inicio de la actividad.

La EUC Riviera del Sol

Con fecha 21 de diciembre del 2007, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Mijas (PSOE) acordó la aprobación inicial de los Estatutos de la Entidad Urbanistica Colaboradora de Conservación (EUC) del sector de suelo urbanizable SUP·C3 (RT) y del sector de suelo urbano C9, que comprenden la Urbanización Riviera del Sol, vamos, Riviera del Sol.

Según la legislación andaluza, desarrollo de la norma estatal, una EUC es una especie de mecanismo de participación de los propietarios de inmuebles en la gestión de sus propiedades. Dicho en plata, una forma como otra cualquier de pagar y pagar por lo que ya has pagado vía impuestos. Podría tener sentido en el caso de urbanizaciones de lujo como Sotogrande (Cádiz) o en torno a mansiones de jeques árabes en Marbella que quieren crear una isla dentro del municipio, para que no entre ningún curioso y no puedas alegar que las calles son de todos. Pueden colocar barreras y decir “por aquí no se pasa”. ¿Es el caso de las urbanizaciones de Mijas? No. El caso nuestro es de urbanizaciones de trabajadores y profesionales, en su inmensísima mayoría, pero donde el Ayuntamiento tiene la oportunidad de gastarse un duro en sus vecinos pero sí en recaudar de nosotros altísimos impuestos para el resto de los mijeños.  Mijas es inmensa, pero en esa inmensidad no caben todos los vecinos de urbanizaciones y sí mucho negociete empresarial, político y urbanístico.

Una EUC como la de Riviera del Sol establece que el Presidente no está remunerado. Pero la experiencia que conocemos en Mijas es que él quizás no, directamente, claro, pero se dota de una organización monstruosa donde los gastos de personal y administrativos así como los de seguridad pueden suponer la mayor parte del presupuesto, y lo que son gastos de mantenimientos, para lo que se supone que se instauran las EUC, una minoría. Podríamos decir sin temor a errar mucho que a cada vecino nos costará anualmente unos mínimo de cien euros por residente en cada casa. Juzguen uds si esta EUC le afecta o no a sus intereses. Después súmele las tasas y el IBI y seguramente lo que llevan pagando a la mancomunidad y con toda seguridad a su comunidad. Y el Ayuntamiento disfrutando del espectáculo que encuentra en nosotros una fuente de financiación extraordinaria para que los vecinos de Mijas, y de Riviera también, les siga votando por lo bien que lo hacen en otro lado con nuestro dinero.

El día menos pensado nos dirán que las calles han sido asumidas por el municipio y que se convocan el proceso electoral para elegir un presidente de la EUC, a menos que los vecinos nos unamos, hagamos un frente común y opongamos la máxima resistencia al Ayuntamiento y a las fuerzas oscuras interesadas en que la EUC siga adelante. De hecho, el 7 de abril del 2015 la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento, aprobó la recepción municipal, muy en silencio, porque el fin de ello era y es que dejemos de mantener las calles y zonas verdes mediante las actuales mancomunidades de fases, para mantenerlas como EUC. Es decir, cambiarle el nombre, no más. Esa recepción municipal está, no obstante, suspendida, por la interposición de un recurso por parte de Riviera Internacional. Si el Ayuntamiento accede a lo pedido por la promotora o el Tribunal accede a lo pedido o dicha promotora retira el recurso, automáticamente tenemos montada una EUC para los restos de los restos.

Los Estatutos de la EUC, pendientes de aplicar, contemplan la elección de un presidente elegido conforme al peso de los votos de los propietarios, los llamados coeficientes de superficie; un valor que se calcula en relación a los metros cuadrados y al uso de esa superficie. La suma de los coeficientes de grandes propietarios de múltiples solares o construcciones (pongámonos en esa situación) haría fácil elegir a un presidente que muy seguramente no sea del agrado de los vecinos y propietarios “de a pie”. ¿Seremos capaces, llegado el momento, y si la ignonimia política no lo para, elegir mayoritariamente un presidente afín a la auto disolución de la EUC como primer y casi único objetivo? De los vecinos depende.

De hecho, un presidente de una Fase se ha expresado en más de una ocasión incluso por escrito ante los vecinos de “su” mancomunidad y ante los “medios de comunicación municipales” (curioso) como “Presidente de Riviera del Sol”. Las conclusiones las pueden sacar uds. mismos. Hasta qué punto los votos por coeficientes de los vecinos para elegir un presidente tal y como está previsto en los Estatutos no van a servir ni para elegir democráticamente al presidente de la EUC. Como se suele decir, “todo el pescado esta vendido”. Con ud, querido vecino, no se contó ni al crear la EUC (de hecho se les ocultó pues es sabido que el Boletín Oficial de la Provincia no forma parte de su lectura preferida), ni al negociarse su implantación con la promotora ni a la hora de “ejecutarla” ¿muy, muy pronto? Creemos que sí. Es la única interpretación posible al hecho de que el Ayuntamiento se haya negado a derogar los Estatutos tal y como se le ha reclamado en varias ocasiones por escrito y verbalmente al Alcalde D. Juan Carlos Maldonado (C’s).

Para colmo, y en contra de lo que reiteradamente establece la jurisprudencia de los Tribunales, las EUC se constituyen con una “vida” ilimitada en el tiempo. Dicho de otro modo, nos podemos encontrar con una presidencia de la EUC cuya motivación no va a ser precisamente su autodisolución. La disolución, según los Estatutos, tiene que ser aprobada por la mayoría de los votos y supeditados a la posterior ratificación del Ayuntamiento. Parece sencilla la conclusión: la EUC viene para quedarse.

¿Qué pasa con las actuales mancomunidades pagadas por los vecinos?

Los Estatutos no contemplan ni mucho menos hacerse cargo de los créditos y deudas de las mancomunidades, a las que en teoría sustituyen, además de personal a su servicio. ¿Quiere ésto decir que es posible que una vez aprobada la EUC sigamos pagando además a la mancomunidad? Es decir, ¿nuestra comunidad, mancomunidad y EUC? Por supuesto. ¿Qué habría que hacer? Disolver las mancomunidades que son las únicas que no son obligatorias, puesto que como se ha dicho al inicio, son de constitución voluntaria. Y si son voluntarias ¿por qué no se disuelvan ya dado que habría que hacerlo de todas formas? Y puestos ya ¿por qué no se han disuelto hace años? La respuesta es sencilla, porque nadie lo ha pedido y nadie ha exigido del Ayuntamiento o de la promotora pagar los gastos de mantenimiento. Y ella defiende sus intereses, lo cual es aceptable en términos de maximización de beneficios y minimización de costes. Es más ¿quién decidió montar la primera mancomunidad? Debería responderlo los que la montaron hace casi tres décadas en la Fase I y II. Y por mimetismo, a medida que se terminaban las siguientes Fases, las promotoras no querían ser menos, así que como dueños de cada una de las urbanizaciones de esa fase, creaban la mancomunidad para al día siguiente entregar las llaves, y que los nuevos presidentes de comunidades se las encontraran constituidas y ni se plantearan de si era obligatoria o no esa mancomunidad.

Dicho de otra manera, como lo que dice el PGOU es que al darle al promotor la licencia de ocupación, que debería suponer el ok  del Ayuntamiento a ella de haber terminado todo correctamente, pero por otro lado no recepcionar las calles de dicha promotora por entender que no están bien, no se puede montar la EUC. Ante ese limbo, los promotores nos dejan montada unas mancomunidades que jamás deberían haberse constituidos pues nada obligaba a ello. Era una forma inmoral de que tengan la promotora la licencia para vender las viviendas y no hacerse cargo ella de mantener las calles ni tampoco el Ayuntamiento. ¡Genial! Ante esa situación no debería haberse hecho otra cosa que reivindicar los vecinos a la promotora que las mantenga ella o al Ayuntamiento. En fin, el Ayuntamiento dio las licencias de ocupación sin estar adecuadamente las calles por lo que es él el responsable del lío formado hasta ahora. Desde entonces los sucesivos políticos nos dicen que no pueden hacer nada porque las calles no están bien. La pregunta es obvia: si no estaban bien ¿por que diste la licencia? Piensen corrupción o lo que quieran. El pensamiento es libre.

¿Qué podemos hacer ante esta injusticia?

Desde la Asociación de Vecinos proponemos a los propietarios:

  1. Que los propietarios pidan a su presidente de Comunidad que dirija petición a su presidente de mancomunidad para convocar una Junta Extraordinaria en la que se apruebe la disolución de la mancomunidad, dejando constituida una Comisión Liquidadora que se encargue de cobrar a los morosos, pagar finiquitos, pagar a proveedores y aprobar unos presupuestos destinados únicamente a ésto y a provisionar fondos para reclamar, si hace falta, por vía judicial, que el Ayuntamiento asuma la titularidad de las calles y, sobre todo, el deber de conservación.
    Si el PGOU dice que tras asumir el Ayuntamiento la titularidad de viales los propietarios mantendrán las mismas por unos mínimos años, esa labor ha sido más que cumplida por las mancomunidades.
  2. Por otro lado, el Ayuntamiento ha ido asumiendo competencias como crear determinados parques, la señalización viaria, la entrega y mantenimiento de contenedores, desbroce de malezas, asunción del consumo eléctrico de la iluminación de las calles así como de las propias farolas, arquetas y conducciones de aguas fecales o no, poda de palmeras, equipos municipales de limpieza de calles ocasionalmente y otras muchas más acciones. Estamos ante lo que se llama jurídicamente una “recepción municipal tácita“. Pero como una recepción conllevaría aplicar literalmente la creación de una EUC, la combatiríamos ante tribunales con el argumento que ya hemos mantenidos las calles con otros entes iguales en cometidos llamados mancomunidades.
  3. Tras aprobar los miembros de la mancomunidad la disolución de la misma, se constituye una Comisión de Liquidación, la cual no realizará ni tendrá presupuesto para el mantenimiento, sino que solo se dedicará a cobrar a los miembros morosos, pagar posibles deudas con morosos, etc.
  4. Se le comunica al Ayuntamiento la disolución y se le solicita formalmente la asunción del deber de conservación que los propietarios han venido realizando.
  5. Los propietarios deberíamos participar en la recogida de firmas organizada por la Asociación de Vecinos Riviera del Sol (puede descargar el documento en http://www.rivieradelsolmijas.es/wp-content/uploads/2016/10/Impresos-recogida-firmas-pro-recepcion-municipal-y-disolucion-mancomunidades-mas-socio.pdf ). Recojamos el mayor número de firmas y entreguémosla a la Asociación contactándola en el correo info@rivieradelsolmijas.es ).

Más injusticias

Muchos interesados en que se mantengan la actual situación ocultan algo muy evidente. Se trata del artículo 26 de la Ley de Bases del Régimen Local. En él se establecen las obligaciones mínimas que todo Ayuntamiento debe prestar a los residentes, como son alumbrado público, cementerio, recogida de residuos, limpieza viaria, abastecimiento domiciliario de agua potable, alcantarillado, acceso a los núcleos de población y pavimentación de las vías públicas, entre otras.

Esto quiere decir que los anteriores servicios deben prestarse por parte del Ayuntamiento en todo caso, en cualquier parte del municipio, desde el día en que se entregaron las primeras llaves a propietarios en Riviera, y por lo tanto hoy día y mañana, se haya o no constituido una EUC. Y a día de hoy, a pesar de que todo lo pagamos los vecinos, el Ayuntamiento no presta ni estos servicios mínimos.

¿Qué ocurre con nuestras viviendas?

De entrada el efecto es que si pagamos y repagamos como hasta ahora, así como re-repagamos a la EUC, además de un Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), de los más altos de Mijas pero sin contraprestación del Ayuntamiento, cuando pongamos nuestras viviendas en venta ¿quién querrá comprárnosla con esas cargas? Huyen los compradores. Es una trampa sucia en la que nos han metido los políticos de Mijas y algunos de ellos ¿los actuales? nos deben sacar del atolladero. Y eso sin contar con la subida brutal del Impuesto sobre Bienes Urbanos, la Plusvalía, en Mijas.

Si por el buen trabajo de oscurantismo ejercido firmemente por políticos, promotores y algunos profesionales del sector (una pequeñísima parte de ellos) han conseguido que paguemos “voluntariamente” unas calles mediante las mancomunidades ¿qué no conseguirán con una EUC de obligada existencia si el Ayuntamiento no lo evita?

Los convenios de gestión que propone el Ayuntamiento. Mismo perro con distinto collar.

En el 2017 el Ayuntamiento anunció a bombo y platillo, dada la presión de nuestra Asociación, un Plan de Recepción de Urbanizaciones de Mijas.
Ha resultado ser una tomadura de pelo a pesar de tan llamativo nombre. Sacarán un concurso para licitar entre empresas consultoras el estudio de la situación actual de las urbanizaciones no recepcionadas, como Riviera del Sol: cómo se encuentran de “acabadas” y “cuánto” costarían dejarlas en perfecto estado de revista; es decir, como la deberían haber dejado las promotoras pero los Ayuntamientos de turno no se lo exijieron, y aun así dieron las licencias de ocupación. Y como no la dejaron adecuadamente, no solo no nos corresponde pedirles indemnización por daños y perjuicios a promotoras y Ayuntamiento sino que quieren que lo paguemos entre todos los propietarios. Una vez más, después de 30 años pagando los propietarios.
En Riviera del Sol nos encontramos con zonas que no fueron adecuadamente acabadas y siguen sin acabar y otras que aun acabadas correctamente han sido reparadas y conservadas por nosotros por el deterioro del paso del tiempo; y por último las que sin haber sido dejada por el promotor en correcto estado los propietarios las han arreglado una y otra vez con el dinero de los propietarios (mancomunidades).

Y ahora el Ayuntamiento nos “vende” como solución para no seguir pagando los propietarios, los llamados “convenios de gestión”, es decir, seguir pagando. Les explico. Para que dejemos de pagar quieren que las mancomunidades firmen con el Ayuntamiento esos convenios para compartir gastos más años. Por ejemplo, si a resultas del estudio, Riviera requiriera 10 millones de euros y el convenio lo fuera por 10 años, los propietarios pagarían el 90% de 1 millón y el Ayuntamiento, el 10% restante, el primer año. El segundo, el porcentaje sería del 80%-20%. Y en el undécimo año el municipio ya costearía la conservación y el mantenimiento íntegros, si es que no prolongan los plazos cuando quede poco para finalizar.

Y todo ello a pesar de que llevamos 30 años pagando ya, sin tener porqué. Pero los gobernantes vienen diciendo que “ya hay dinero”, y que a veces se otorgan por parte de la Unión Europea fondos que no se pueden gastar en Riviera por no haber sido recepcionada por el Ayuntamiento nuestra urbanización.

¿Hay dinero? Dicen que sí, pero no lo suficiente para asumir todas las urbanizaciones de una sola vez. ¿Pero es lo más relevante? Pues no, cualquiera que sea el dinero que haya, ahora y en tiempos de mayor crisis, el dinero se reparte entre todos. El que no haya suficiente dinero lo único que significa es que hay que distribuirlo, y no prolongar la agonía de las urbanizaciones.

Es curioso que algunos presidentes de mancomunidades sean más papistas que el Papa. Afirman sin rubor que “no hay dinero para recepcionar todas las urbanizaciones” y que ellos consideran, coincidiendo con los actuales políticos gobernantes, que lo mejor es ofrecerse en firmar ese convenio de gestión para que sus representados, los propietarios, sigan pagando, y ellos mantenerse en sus puestos, pilotando esa fase,se supone. Es decir, no solo no han realizado nunca ninguna medida de presión frente a los sucesivos ayuntamientos para que asuman los gastos sino que además “se ofrecen” para firmar los convenios de gestión por muchos años. ¿Pero de qué lado están?

Ante este engaño, lo único que cabe es disolver las mancomunidades, que no haya ningún presidente para firmar los convenios. Más de un presidente se ofreceré para firmarlo sin ni siquiera requerir la unanimidad de los presidentes de las comunidades de propietarios que conforman esa presunta mancomunidad.
¿Que el Ayuntamiento quiere tener la cobertura legal para poder gastar en Riviera y eso lo traducen en que al no estar recepcionada la legalidad se consigue con los convenios de gestión? Pues que lo firmen, pero no con los que no somos los dueños de las calles, aceras, farolas, zonas verdes…que no están en condiciones; que lo firmen con el actual dueño, el promotor, el mismo que debería estar pagando los últimos 30 años los costes que hemos pagando nosotros, porque desde entonces y hasta que el Ayuntamiento recepcione la urbanización, los viales y zonas verdes son suyos.

Los vecinos tienen la palabra. Mañana quizás ni eso. Suscríbete a nuestra lista de distribución por Whatspp enviando un mensaje al 618.878.269 e, importante, agregando este número a los contactos de tu móvil (de lo contrario no te funcionará). No es un grupo en Whatsapp, no se te inundarán con los mensajes de los demás suscriptores, solo los nuestros y a cuenta gotas, los imprescindibles para que tengas información paso a paso de lo que hace el Ayuntamiento y de las acciones de resistencia que programaremos con tu ayuda. A la más mínima maniobra para poner en marcha esta traición  a los vecinos podremos movilizarnos enviándote un Whatsapp.

Es lo que hay. Tuya es la palabra.

El Ayuntamiento quiere convertir Riviera del Sol en un negocio.

Están privatizando las calles para que sean costeadas por los vecinos indefinidamente. Mantente informado/a sobre las acciones que va a desarrollar la Asociación de Vecinos Riviera del Sol enviando Whatsapp al número 618.878.269.

ACTUALIZACIÓN DE INFORMACIÓN A FECHA SEPTIEMBRE 2018 (véase también http://www.rivieradelsolmijas.es/auditoria-urbanizacion-riviera-del-sol/

El Ayuntamiento ha publicado el resultado de una auditoria sobre las urbanizaciones de Mijas, por el que se analizan los costes de terminación de obras pendientes de realizar y que impiden a día de hoy proceder a la recepción de las obras de dichas urbanizaciones. En el caso de Riviera del Sol, los datos se dividen en razón del PGOU aplicable, es decir, por una parte el sector C9 (Memoria, planos y presupuestos) (fases 1, 2 y 4)  SUP C3 RT (Memoria, plano y presupuestos) (fases de la 5 a la 9). Se trata de analizar las discrepancias entre lo previsto en en Plan Parcial de Ordenación y en General con la situación actual.

Agrupando los conceptos en ambos sectores de Riviera del Sol, los datos son:

Obras de terminación de obras para la recepción municipal de las mismas: 742.116,67 € (42 millones para las urbanizaciones de Mijas).

Conservación y mantenimiento anual: 319.064,87 € (20 millones previstos para todas las urbanizaciones).

Recepcionar las obras de Riviera  le supone al Ayuntamiento el 1,76% de los 42 millones previstas para todas las urbanizaciones; y asumir el coste de conservación y mantenimiento, un 1,59% del total del total previsto de 20 millones.

SON CIFRAS MÁS QUE ASUMIBLES POR EL AYUNTAMIENTO.

Ahora bien, ha de entenderse la distinción entre recepción de obras y la conservación y mantenimiento de la urbanización.

A) Con el PGOU actual (como anuncia el Ayuntamiento):

Si el ayuntamiento asume los costes de terminación de obras y por lo tanto procede a recepcionarlas, automáticamente entraría en funcionamiento los Estatutos de la EUC de Riviera del Sol (redactada por la Promotora Riviera Internacional y asumida y bendecida por el Ayuntamiento), lo que supondría sustituir las mancomunidades de propietarios actuales por esa Entidad Urbanística de Conservación, por lo que los propietarios seguiríamos pagando los servicios anuales, y seguramente a un precio muy superior, a la vista de ejemplos en la vecina EUC de Calahonda.

B) Modificando el PGOU actual:

El Ayuntamiento, a resultas de la publicación de la auditoria, afirma que en el caso de Riviera y otras urbanizaciones, será la modificación del PGOU prevista para dentro de unos 4 meses, la que dirá si lo anterior se mantendrá o, se supone, asume el Ayuntamiento los gastos de conservación y mantenimiento, pues poner en marcha una EUC (producto del legislador para poner en marcha una urbanización, no ahora, 40 años después) es una barbaridad, como el propio alcalde y el concejal de urbanismo han afirmado públicamente. En la práctica, llevamos 40 años de EUC en forma de mancomunidades. Ya está bien. Por lo tanto, en el caso de Riviera solo cabe una interpretación de las palabras del Alcalde tras publicar las auditorias: la modificación del PGOU irá en el sentido de anular los Estatutos de la EUC, y eliminar lo establecido de que sean los propietarios los que mantengan la urbanización tras la recepción de las obras. Es decir, serán a coste cero para los propietarios, tanto las obras de finalización de trabajos de urbanización como los costes de conservación y mantenimiento anual.

Ver noticias sobre resultados de auditorias:

La Junta Directiva de la Asociación de Vecinos Riviera del Sol

Banner 71 – 169 – 468×60 Parte final de post

Sobre el autor

Related posts

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Banner 72 – 3118 – 468X60 Final de post tras comentarios